22.4.08

Pesaj, la Fiesta de la Libertad

El pueblo judío, por estos días, celebra -celebramos- Pesaj. La festividad que conmemora la salida de Egipto y el fin de la esclavitud bajo el yugo del faraón. El pasaje más hermoso de los que rezamos dice:

...Este es el pan de aflicción que comieron nuestros padres en la tierra de Egipto, todo el que tenga hambre que venga y coma, todo el que quiera festejar que venga y festeje. Este año aquí, esclavos, el próximo, libres, en la Tierra de Israel...

Es la fiesta de la liberación, de la Libertad. De cómo el pueblo judío se convirtió en una nación que, hoy día, sigue luchando por esa Libertad tan preciada.



Pacobetis nos recuerda que este año Pesaj coincide -¿casualidad?- con la conmemoración del Levantamiento del Gueto de Varsovia, capitaneado por Mordejai Anielewicz, contra el ejército nazi. Quizás, uno de los hechos más heroicos de la historia universal. Para mí, el más, qué duda cabe. Empuñar las armas y presentar batalla, sabiendo que no hay posibilidad de victoria, y , aun así, hacerlo para morir libres y con dignidad, es algo a lo que pocos se han ni siquiera asomado. Su grandeza se reflejará en la eternidad, su esfuerzo, en nuestras vidas. Al igual que los que salieron de Egipto.

Su sangre, sí, se derramó, por ejemplo, para que yo escribiera esto de forma apacible.


ZIJRONÓ LEBRAJÁ a todos aquellos que han luchado por la libertad del pueblo judío. Desde Moises hasta Gilad Shalit.

Hag Sameaj. Feliz Pesaj.


1 comentario:

Miguel dijo...

En este nuevo aniversario del natalicio del gran maestro Adolf, tenemos que ponernos a reflexionar y recordar las enseñanzas.
Saber que aun podemos seguir luchando contra los demomios inhumanos de la tierra endemoniada.
Juntemos fuerzas para combatir contra el enemigo. Pasaremos dias sin dormir, aguantaremos el dolor, el cula nuestro enemigo no puuede sentir, por que el dolor lo sienten unicamente los humanos, mas no asi los demonios. Beberemos y brindaremos por cada pequeña victoria y sufriremos ante el avance de la horda de monstruos de rostros inhumanos, tendremos pesadillas en las que sus bestiales caras nos atormentan. Pero debemos luchar contra la bestialidad de esos demonios de negro, resistir ante su demoniaco olor a azufre y escremento. Sigamos luchando como nos enseño el maestro.

Se ha producido un error en este gadget.